Soledad Gutiérrrez y David Barro presentaron en “Ráfagas” la proyección de “1.395 días sin rojo”, dirigida por Sejla Kameric e interpretada por Maribel Verdú

pesentación días sin rojo 2“1.395 Days without Red) (1.395 días en rojo) es un proyecto cinematográfico de Šejla Kamerić y Anri Sala en colaboración con Ari Benjamin Meyers, que profundiza en la experiencia del sitio de Sarajevo (5 de abril de 1992-29 de febrero de 1996), un periodo en el que, según cifras de la ONU, la población de la ciudad se redujo de 435.000 a 300.000 habitantes. Durante ese tiempo unas 10.000 personas fueron asesinadas y más de 56.000 resultaron heridas por las balas de los francotiradores y la explosión de granadas

“1.395 días sin rojo” es en realidad una pieza de videoarte que narra una historia de silencios, miedo y música. Plantea un viaje al pasado desde el presente, a partir de una serie de recorridos diarios que recrean la ruta de la «Avenida de los Francotiradores» en el Sarajevo actual. Un viaje temporal que habla de la universalidad de  las emociones más allá de la localización geográfica y a través de la memoria colectiva de una ciudad.

La película sigue a una mujer, interpretada por Maribel Verdú, que camina con paso firme por la avenida de los Francotiradores para acudir a su trabajo en la orquesta de la ciudad.. En su avanzar, sin embargo, cada cruce supone una trampa mortal y la toma de una decisión existencial: pararse o correr, cruzar en solitario o acompañada de otras personas que acarrean la misma duda sobre sus ropas grises. Mientras tanto, en otro lugar de la ciudad, la Orquesta Sinfónica -que nunca interrumpió su actividad durante los 1.395 días que duró el sitio- ensaya pasajes de la Sexta sinfonía de Chaikovski. La realidad de los músicos es la realidad de la ciudad, un engranaje que apunta únicamente a la nota sucesiva. Tocan una y otra vez, repitiendo distintos fragmentos de La Patética. 1395_Days_Without_Red_still_2_500x345

Paralelamente, observamos a la mujer (interpretada por Maribel Verdú) en su camino hacia los ensayos: toma aire antes de cruzar una calle, contiene el aliento mientras corre y la música resuena en su cabeza y le da coraje para continuar. Un bosque otoñal camufla los vestigios de un cementerio entre las hojas convertidas ya en tierra húmeda. Las huellas humanas avanzan sobre el limo para reconstruir el camino completo de un país y sus migraciones.

Para Šejla Kameric (Sarajevo, Bosnia y Herzegovina, 1976), esta obra supone un recorrido personal por su historia más reciente, la recreación de unos acontecimientos que ha vivido de primera mano, ya que creció en el Sarajevo sitiado. La película termina en el lugar en el que mataron a su padre. Estas experiencias han marcado de manera inequívoca no solo su actitud como artista, sino su forma de entender y practicar el arte: una herramienta para vehicular las experiencias, recuerdos y opiniones que quiere compartir con los otros. 

 En su trabajo utiliza la fotografía y el vídeo como medios fundamentales.  A través de una narración muy personal, la artista alude a experiencias colectivas locales, enmarcadas en su mayoría en el contexto político de Bosnia y Herzegovina y que explica en relación o por oposición al contexto sociopolítico global. También recurre a vivencias más personales, que le hacen reflexionar sobre los valores universales. Se trata de una práctica artística dominada por la búsqueda y la percepción de la propia identidad.

Mil tres cientos noventa y cinco son los días que duró el sitio de Sarajevo. Entre 1992 y 1996, miles de ciudadanos tuvieron que cruzar a diario calles amenazadas por francotiradores para ir al trabajo, comprar comida o visitar a la familia. La cámara sigue a una mujer en su ruta diaria. La ciudad es la de hoy. El tiempo de la filmación es a la vez presente y pasado. En cada esquina la mujer está expuesta a las balas y cada intersección supone un nuevo cálculo antes de caminar.

El título de la película también hace referencia a la recomendación que se hizo a los habitantes de Sarajevo durante el periodo del asedio, de no vestirse con colores llamativos, rojo en especial, que pudiean llamar la atención de los francotiradores.

Maribel Verdú, la protagonista

mkovacevicSorprende la elección de una actriz española para encarnar el papel. Sejla explicó en Barcelona que descubrió a Maribel en la película de Cuarón “Y tu mamá también”, que se proyectó en el Festival de Cine de Sarajevo, un festival inaugurado en noviembre de 1995 como acto de resistencia y para demostrar que la vida seguía adelante durante el asedio. A pesar del peligro, ese primer festival tuvo 15.000 asistentes y con el tiempo se ha consolidado como el más importante festival de cine en la zona de los Balcanes. Desde entonces, quiso que fuera ella la que asumiera el papel de la mujer, álter ego de Sejla. El hecho de ser una película sin diálogos, hacía que el idioma no fuese un problema. Sejla la eligió por su expresividad.

Tal y como explicó Soledad Gutiérrez (conservadora de exposiciones temporales en el Museu d’Art Contemporani de Barcelona-MACBA) en la presentación de la película, Maribel Verdú no pudo aceptar el encargo en un primer momento, por cuestiones de fechas y agenda, por lo que iniciaron un largo cásting que retrasó mucho el rodaje. Finalmente, Maribel dijo que sí, argumentando que este tipo de proyectos son los que dan sentido a su carrera.

Maribel Verdú: “En Sarajevo cada segundo de tu vida podía ser el último. Y eso aún se nota en la población, en su aplastante generosidad y fuerza. Sejla me enseñó todos los sitios, el parque, más seguro por ser frondoso, las calles con edificios altos podías andar más tranquilo, las zonas abiertas eran peligrosas…”

1395_Days_Without_Red_still_2_500x345Por su parte, en la presentación de la película, David Barro (editor de DARDO, crítico de arte y comisario), hizo un repaso del arte que ha generado este conflicto y cómo desde la poesía se habla de la desesperanza y el dolor, de cicatrices, del absurdo de las identidades encontradas, de gestos y resistencia.  Las fronteras en el arte fue otro tema analizado por David Barro, para quien “Europa es una telaraña de fronteras: reales e imaginarias, asumidas y convulsas”. Aunque“hoy, la globalización torna porosas las fronteras en lo que a información se refiere”, “por mucho que se solapen o transformen, las fronteras no desaparecen”.

 

Anuncios

Acerca de rafagas2012

RÁFAGAS es un encuentro de expertos, pensadores, estudiosos y creadores nacionales e internacionales que nos ofrece la posibilidad de debatir en profundidad en torno a un tema de actualidad, reflexionar sobre el estado de nuestro mundo y generar debate en torno a posibles soluciones para problemas concretos, implicando y haciendo partícipe al público de manera activa.

Publicado el 14 de diciembre de 2012 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: